Acerca de la Aplicación

COVID-19 y el acceso a la información

La actual pandemia ha generado cambios inéditos en todas las dimensiones de la vida humana a nivel mundial. La cuestión sanitaria es, sin duda, el centro de atención, dado que el principal riesgo que acarrea la propagación de la COVID-19 son el contagio y, potencialmente, la muerte, algo que constatamos diariamente con cifras y estadísticas escalofriantes. Los protocolos de aislamiento social preventivo establecidos en casi todos los países del mundo han trastocado los parámetros naturales que estructuran nuestra vida familiar, social, laboral y económica. En este escenario, uno de los fenómenos que mayor atención ha merecido es el enorme bombardeo informativo que recibimos constantemente a través de los múltiples canales de comunicación que, en virtud del aislamiento, utilizamos para conectarnos con la realidad. Datos, estadísticas, recomendaciones, normativas y un largo etcétera inundan nuestra cotideaneidad generando una sobrecarga informativa insoportable y difícil de digerir, sobre todo porque perdemos la capacidad de filtrar lo que realmente es confiable y útil de aquello que no lo es. El resultado de este proceso es habitualmente el contrario al deseado: la desinformación. Esta infodemia no sólo se produce en los medios masivos de comunicación o en las redes sociales, sino también en otros ámbitos como, por ejemplo, el científico y el académico. La enfermedad COVID-19 (causada por el coronavirus denominado SARS-CoV-2) ha desatado, como nunca pudo observarse en el campo de la comunicación científica, una avalancha sin precedentes de papers que han sido publicados y/o depositados como preprints en repositorios temáticos e institucionales. Esta masividad ha desencadenado una serie de debates en torno a la fiabilidad del contenido de los trabajos (ver Delgado López Cozar, 2020), poniendo de relieve los métodos de evaluación que la propia comunidad científica ha ejercido sobre este enorme corpus informativo. Las sospechas han recaído particularmente en los preprints que son autoarchivados en repositorios, especialmente los orientados al área de la biomedicina (como bioRxiv y medRxiv), ya que son “espacios de memoria” carentes de un sistema de evaluación riguroso, pero que garantizan una rápida difusión y disponibilidad de los contenidos, desencadenando una viralización preocupante de ciertos temas científicos.
Frente a esta realidad, quienes nos dedicamos desde hace muchos años a la investigación de la comunicación científica, tenemos la obligación de poner en conocimiento esta situación, que no es nueva pero sí desmedida, y brindar algo de certidumbre a nuestra comunidad científica y académica en el acceso y consumo de información. Por tal motivo, ofrecemos este dispositivo para referenciar gran parte de la producción científica relacionada con la temática COVID-19 indizada en bases de datos internacionales que garantizan, dentro de los cánones esperados en los procesos de publicación, los estándares mínimos de calidad científica

Descripción y contenido del dispositivo

Este índice de referencia ha sido construido en base a la obtención de registros sobre COVID-19 recuperados de las dos principales bases de datos de información científica a nivel internacional: Web of Science Core Collections y SCOPUS. Se ofrecen los registros bibliográficos con sus correspondientes resúmenes (siempre que lo presenten), el indicador de si el recurso se encuentra en acceso abierto y el enlace para su consulta. Se añade, además, una lista de recursos de acceso abierto de editoriales e instituciones científicas de reconocido prestigio en el área médica y de la salud en general.